domingo, 14 de diciembre de 2014

Proxies: Ogros, Trolls, Yehtis, Minotauros... o lo que haga falta!

Hace muchas navidades me compré de oferta el juego de mazmorreo de Dungeons&Dragons que editó Parker. El sistema de juego no me pareció del todo malo, aunque se notaba que estaba destinado para un público muy joven. Para lo que me costó pues no lo considero una mala compra; ya sólo por la gran cantidad de miniaturas que venían y que pueden ser reutilizadas para partidas de rol en un momento dado...

juego de tablero de miniaturas Dungeons and Dragons D&D miniatures board game

La calidad de las miniaturas dejaban algo que desear pero haciendo algún apaño he ido utilizando unas pocas incluso en Warhammer o Mordheim esporádicamente.

Por eso hace unos días me dispuse a colocar 12 ogros en peanas (en la caja vienen sólo 4, pero el resto los compré a poco más de 1,5€ cada uno) para poder usarlos en Warhammer, ya sea como ogros, trolls, yethis, minotauros, o el monstruo que haga falta :).

Los ogros en cuestión son todos iguales y tienen una horrible base unida a la propia miniatura y una especie de roca detrás del pie izquierdo en el nº de cada figura:

Malditos monoposers...

Después de una tarde eliminando las bases, la roca trasera y las manos izquierdas con el cutter quedaron listos para personalizarlos un poco:


Ya sólo quedaba subirlos a una peana de ogro y diferenciarlos un poco para que quedasen más resultones; a la mayoría les puse cuernos de gors (uno de ellos lleva un único cuerno central a modo de unicornio que tenía en mi caja de restos) y a un par de ellos coletas, diferentes tipos de garrotes de ogros toro (el tamaño de mano es perfecto para esta miniatura así que es una conversión muy simple), un par de escudos de hombres bestia para que parezca un regimiento de verdad en el campo de batalla:

ogres trolls minotaurs conversion ogro troll minotauro

Un detalle más de cerca de los monstruitos:
ogres trolls minotaurs conversion ogro troll minotauro
Listos para destruir!

jueves, 4 de diciembre de 2014

Mi primera miniatura

Hace más de dieciséis años que llevo en el mundillo de Warhammer y de las miniaturas y aún recuerdo la primera mini que me compré como su fuese ayer mismo.
Por aquella época no sabía ni que existía la palabra friki y las pocas referencias que tenía eran gracias a los libros de juegos de rol que había en la biblioteca y al Señor de los anillos que había empezado a leerme.

El primer contacto con este mundillo fue gracias a una revista-panfleto de propaganda que había en la entrada de una juguetería cercana al colegio.

 Más épico imposible 

Me llamó la atención la portada, que no era otra que  ilustración de la caja básica de quinta edición, la de bretonianos contra hombres lagartos. Flipé en colores. Aluciné.  Para un friki en potencia de doce-trece años que solo había visto orcos, elfos y enanos en alguna ilustración en blanco y negro de libros de rol, ver todas esas fotos de figuras de seres fantásticos y monstruos era la hostia.

¿Cómo no babear con estas imágenes? 

Mostraban los juego que tenia Workshop por aquel entonces, Warhammer Fantasy y 40000, Blood Bowl, Necromunda y Space Hulk y unas cuantas páginas de Eavy Metal con unas minis espectaculares.

Una de las minis que venia en la sección Eavy metal

Fue cuestión de tiempo que entrase a la juguetería a preguntar por esas miniaturas, pero pobre de mí no las vendían en ese establecimiento y tuve que ir a otro que me pillaba más lejos.
Pasaron un par de semanas y por fin fui con lo que había ahorrado durante ese tiempo (fue muy duro renunciar a las palmeras, las bolsas de porquetas y a las partidas en los recreativos) dispuesto a hacerme con alguna de esas figuras que había visto.

Me compré un blister de hostigadores ungor, sí, los pequeñines cornudos con garrotes. Pensaréis vaya si que lo tenías claro, ya habías elegido que ibas a jugar a fantasy con hombres bestia... ¡Ja! Nada más lejos de realidad; para empezar ni sabía que esas miniaturas servían para hacer algo más que para pintarlas y hacer maquetas, ni mucho menos que se podían coleccionar por ejércitos, y ¡ni de coña sabía lo que eran los hombres bestia! Me compré ese blister por el mero hecho de que era de los más baratos y porque venían cuatro minis en lugar de las dos o tres que eran habituales en los demás blisters. Triste pero cierto.

¡¡Cuernos y metal!! Combinación ganadora a la fuerza

Esas fueron mis primeras minis y jamás olvidaré la alegría con la que llege a casa y abrí mi primer blister. Después de eso vinieron muchas más compras sin sentido como por ejemplo: bestigors, bailarines elfos silvanos, el grupo de mando de los goblins silvanos (pensaba que eran del mismo ejercito que los bailarines, ¿todos tenían orejas picudas y eran silvanos no?) después pasé a las maravillosas cajas con minis de plástico, sí, las monopose. Guerreros elfos oscuros, altos elfos, arqueros bretonianos, eslizones, guerreros skavens y guerreros enanos fueron cayendo en mis manos.

¿Quién no ha tenido arqueros bretonianos a puñados?

Por suerte acabé descubriendo la White Dwarf y a base de leerla entendí de qué iba todo, ¡coleccionar ejercitos y jugar batallas con ellos!
A partir de ahí empecé a comprar miniaturas con más cabeza y con el tiempo acabé coleccionando enanos, skavens, ogros (sí, ogros... aún me arrepiento)  pero siempre recordaré con especial cariño ese blister de hostigadores ungor que fueron mis primeras minis.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Mi "Top Ten" de miniaturas favoritas de todos los tiempos

Siguiendo la estela de este año de muchos blogs de Oldhammer a raiz de un post iniciado por Juck Vaughan en el grupo de Facebook The Oldhammer Community, publico mi "Top Ten" de mis miniaturas favoritas de todos los tiempos (aunque no necesariamente en este orden; bastante difícil ha sido elegir sólo 10 miniaturas de entre mis favoritas):

Señor minotauro de 5º edición. Una de mis miniaturas favoritas desde los geniales artículos de La Leyenda de los Cuatro Jugadores en la White Dwarf, donde alucinaba con el ejército de hombres bestia de Paul Sawyer.

¡Imparable!

Lord Brujo del Heroquest. Esta mítica figura del Heroquest ha envejecido muy bien a pesar del montón de años que tiene. La adquirí por ebay hace no mucho tiempo y desde entonces encabeza mi banda de Mordheim de Poseídos.


Dragones de McFarlane. Los dragones de Warhammer siempre me han parecido tan pequeños que no imponían lo que debían en el campo de batalla; así que cuando tuve que elegir modelo para el mago dragón Altos Elfo y para el de mi comandante de Tzeentch, me decanté por la marca McFarlane, que aparte de disponer de una enorme variedad de modelos donde elegir, tenían un precio ridículo si lo comparamos con su homónimo de GW y a pesar de no ser miniaturas para wargames como tal, las veo perfectas para representar mi idea de dragón monstruoso para Warhammer.


Mi loco ejército de Tzeentch de 7 miniaturas

El Duque Rojo. Esta carismática miniatura diseñada por Aly Morrison fue todo un icono del ejército de Condes Vampiro de 5º edición.
Ungrim Ironfist. El rey matador de Karak Kadrin se ha ganado un puesto en mi Top ya que fue el primer personaje que compré en mis inicios en el hobby, con lo que le tengo especial cariño.



Duncan, the Legend. Este ogro/gigante de la marca Grenadier que llevaba años buscando y que actualmente está a la venta en Mirliton que finalmente pude adquirirlo gracias a la excelente gestión de Dermot Quigley de Campaign Game Miniatures.


Señor de la pestilencia con arma y escudo. El paladín caótico de la marca española Avatars of War de pose imponente lidera mi Warband de Nurgle.


El chamán orco que modeló Brian Nelson para la campaña Ídolo de Gorko de 5º edición. Me gusta tanto esta miniatura que me agencié 2 copias, una que dejé tal cual, y otra a la que le cambié la cabeza para usarlo de chamán hombre bestia.

Ya no hacen orcos así  :(

Rompehierros clásicos. Esta unidad de rompehierros guerreros enanos que aparecía en el libro de ejército de Orcos y Goblins de 5º edición me ha encantado desde siempre.


Los Caballeros enanos imperiales de White Knight's Miniature Imperium cuyo diseño old school encaja perfectamente con los enanos de 5º edición y anteriores. Estoy deseando hacerme con una unidad de estos caballeros de la Orden del Cuervo.


Y hasta aquí mi Top Ten miniaturil.

PD: Como se puede apreciar, la 5º edición (que fue cuando entré en este mundillo) ha tenido mucha influencia en cuanto a mis diseños favoritos jeje

viernes, 21 de noviembre de 2014

Bienvenidos

Bienvenidos a este humilde espacio dedicado a Oldhammer, las conversiones y la época dorada de nuestro hobby.